¿Por qué crear un ambiente de materiales naturales para el niño en lugar de plástico?

Hola!! Este jueves vamos a platicar un poco sobre el ambiente del niño, específicamente, los materiales que lo rodean, con los que tiene contacto cada día y por lo tanto los que definirán su visión del mundo.

 

¿Cuáles son estos productos?

Aunque podría estar en contacto con muchos más, vamos a platicar de las 2 áreas principales en las que el niño está:

  • Su recámara, donde duerme (6 a 14 hrs diarias). juega, y pasa el tiempo de contemplación.
  • Su silla para comer, puede ser una periquera, silla alta, silla con booster o lo que sea que utilices para darle de comer

Te invito, antes de seguir leyendo, que vayas a dar un vistazo a estos 2 lugares. Siéntate un momento en el lugar de tu bebé, ¿qué ves? ¿cómo se siente? ¿Qué tan agradable es estar en ese lugar?

Bien para empezar con el análisis de estos 2 lugares vamos primero a diferenciar los 2 tipos de materiales de los que estamos hablando:

Naturales

Sintéticos

Textiles:

  • Algodón
  • Lana (Tejida o en fieltro)
  • Seda
  • Bambú
  • Cáñamo
  •  Lino
  • Coco
  • Yute
  • Piel
  • Alpaca
  • Angora
  • Cashemere
  • y otras menos comunes

Duras:

  • Plantas
  • Madera
  • Papel
  • Metal
  • Cristal (sólido, soplado, espejo, etc)
  • Piedra (Granito, pizarra, mármol, caliza, recinto, etc)
  • Arena (arcilla, barro, cerámica, pewter, etc)
  • Carbón
  • Esponjas (marinas y luffas)
  • Latex natural (Totalmente distinto al latex sintético, procede del árbol del hule)
  • y otros menos usados en el hogar

Textiles:

  • Provenientes del petróleo
    • Polyester
    • Acrílico
    • Nylon
    • Silicón
    • Vinipiel

Duras:

  • Plásticos (PVC, ftalatos y BPA)
  • Látex sintético
  • Esponjas de malla o fibra
  • Otros derivados del petróleo

Lo primero que quisiera que notemos es la diferencia en la cantidad, mientras los naturales provienen de múltiples fuentes y se convierten en aún más materiales, los sintéticos provienen de una sola fuente: el petróleo, y los podríamos reducir a una palabra: Plásticos

Pero la importancia de poner al niño en contacto frecuente con materiales naturales, va más allá de la variedad de estos.

Vamos a empezar hablando de lo más importante que ellos poseen: Los juguetes.

Los de materiales naturales están en su mayoría diseñados para entretener, estimular,  divertir y en su mayoría enseñar algo al niño, mientras que los de plásticos están básicamente creados para impactar y sorprender al niño, que no sería tan malo si fuera una sorpresa que pudiera esperar del mundo real. Cuando son pequeños basta jugar “pick a boo” para generar sorpresa y carcajadas en el pequeño, pero la sobre estimulación provocada por las luces, colores y sonidos de los juguetes plásticos, dificultan bastante esa tarea en un periodo muy corto.

En general, los juguetes de fibras o materiales naturales hacen que el niño sea parte activa del juego, ¿Esto que significa? que él decidirá como usarlo, para qué sirve, donde va cada pieza son muy versátiles. En cambio los juguetes de plástico, que generalmente necesitan pilas, a través de respuestas e imágenes le indican al niño que debe hacer con ellos,. Esta misma característica hace que el juguete de madera, sin importar lo simple que sea dure mucho más tiempo siendo interesante para el niño pues podrá darle diferentes usos según la etapa en que lo use y el de plástico quede botado en algún lugar de la habitación cuando el niño ya conoce la respuesta, lo cual suele suceder en un par de meses (y, a veces, de días)

Otra razón por la que podemos preferir los materiales naturales son sus propiedades antisépticas, los juguetes de madera por ejemplo son muy sencillos de limpiar, ya que la madera no permite la proliferación de bacterias, algo importante cuando sabemos que al menos un 90% de los juguetes pasarán por la boca de nuestros pequeños, no, no importa que edad tengan… Los juguetes naturales te permiten asegurarte de que no estás dando a tu hijo químicos desconocidos, con lo que además ayudas al ambiente.

El último punto, tan importante como los demás, tiene que ver con la estética. La capacidad estética se refiere a la apreciación y respuesta ante la belleza. Esta capacidad se puede desarrollar desde muy temprana edad a través del entorno del niño, y es aquí donde entra un punto totalmente diferenciador entre los materiales naturales, te gusta como se ve esa silla morada de plástico en medio de tu comedor? o qué tal el columpio multicolor y los juguetes con luces y sonidos en medio de tu sala? La realidad es que si hablamos de belleza, los materiales naturales tienen mucho más que ofrecer, no importa si nos referimos a la recámara, la periquera, el gimnasio, la cama o los juguetes, si no te gusta como queda con la decoración de tu casa, si sobresale de forma negativa en medio de tus muebles o si la recámara de tu pequeño no es un lugar donde te gustaría estar, significa que puedes crear algo mejor para su vista, algo que desarrolle desde pequeño su capacidad estética, su estimulación sensorial y que lo haga realmente parte del mundo en el que vive su familia.

social position advance

Share this post


Call Now Button