Los Terribles 2

Muchas mamás se preguntan alrededor de los 2 años:¿En qué momento cambió tanto mi bebé? ¿Cuándo comenzaron los berrinches? ¿Cómo lo controlo? y sobre todo ¿Cuándo va a acabar esto?
En el post de hoy vamos a platicar sobre esta etapa tan difícil para los bebés que empiezan a ser niños, para las mamás desesperadas y para todos los que viven alrededor de un niño en esta etapa.

Lo primero que tenemos que entender es qué está pasando con el niño:

El niño está en una etapa de EXPLORACIÓN, en realidad esta etapa inicia desde el nacimiento, sin embargo alrededor de los 2 años por fin puede controlar mucho más de esa exploración, ya camina y se mueve con bastante destreza lo que le da una sensación de libertad que incrementa su deseo de conocer y probar todo lo que se le ocurre, desde tocar algún objeto desconocido hasta trepar cualquier mueble, ventana o árbol que quede a su alcance

Es esta misma capacidad de movimiento, combinada con un mejor control de sus ideas lo lleva en busca de INDEPENDENCIA, ahora se siente capaz de elegir su ropa, quiere ser tomado en cuenta en todo lo que tiene que ver con él y cualquier decisión que lo haga sentir que no es así puede desencadenar emociones que hasta ese momento no conocía y por lo tanto no sabe como expresar.

El niño de 2 años basa (como todos los seres humanos) sus decisiones en 2 ideas muy claras: Acercarse al placer y alejarse del dolor, no tiene que ser algo físico, de hecho uno de los “dolores” que marcan esta etapa son LOS MIEDOS, es una edad en que todo lo desconocido se vuelve aterrador, la mente empieza a llenar huecos de conocimiento con ideas fantasiosas creadas por el niño o (en muchas ocasiones) alimentadas por los padres para controlarlo.

El cuarto factor es variable en tiempo según el estilo de crianza que se lleve y las decisiones de los padres, pero generalmente, coincide con esta etapa y son LOS HÁBITOS, la mayoría de los padres eligen esta etapa entre los 2 y los 3 años para hacer dos cambios importantes: De la cuna a la cama y Control de esfínteres.

Estos cambios son un impacto emocional enorme para el bebé que parece convertirse en niño justo con estos 2 nuevos hábitos. Ahora tiene una rutina de sueño, un espacio nuevo en el que está sólo, y empieza a tener una responsabilidad que no conocía: ir al baño.

Al sumar los primeros 3 factores psicológicos por si mismos es más fácil comprender que el niño, que ahora se expresa y tiene conciencia sobre sus emociones y pensamientos, se encuentre terriblemente confundido entre emociones que no sabe como expresar y cuyo nombre no conoce. Si además valoramos que está teniendo 2 grandes retos correspondientes a su edad (Dormir solo e ir al baño) y son los primeros retos que superará con conciencia generando emociones totalmente nuevas como la frustración, el éxito, el fracaso, el miedo y la preocupación por mencionar sólo algunas podemos como adultos entender y atender de mejor manera las necesidades emocionales del niño.

Entonces... ¿Podemos evitar los berrinches y las rabietas?

No por completo, pero podemos disminuirlas considerablemente tomando en cuenta su opinión respecto a algunos temas, esto no quiere decir que pueda elegir lo que quiera, lo ideal con respecto a sus cuidados básicos es tener siempre 2 opciones posibles y positivas entre las cuales pueda elegir para desarrollar su autoconfianza e independencia

A pesar de esto no las podemos evitar por completo así que ¿Cómo actuar ante un berrinche o rabieta?

null

Manten la Calma

Aléjate de ruidos fuertes o personas que puedan interferir y dale un momento para recuperar la calma, no lo regañes ni discutas con él, demuéstrale afecto y dile que es normal lo que está sintiendo.

null

No Cedas

Si  es para obtener algo que no debes conceder, mantén tu postura sin importar si es en público o en privado y explica tus razones

null

Verbalicen

Ayúdalo a poner nombre a lo que está sintiendo, define con él la emoción y ayúdalo a canalizarlo a través de su gesto para que entienda que le está pasando para poder manejarlo juntos

null

Enséñale

Cuando se calme, dile claramente lo que quieres que haga y por qué, sé empática y dialoga para llegar a acuerdos

null

No le guardes rencor

Una vez solucionado el berrinche, olvídalo, no lo regañes en casa, no postergues lo que debas decirle o lo castigues en otro momento. Eso sólo prolongará el episodio y puede empeorar los siguientes por su miedo a lo que pasará al llegar a casa

Puedes apoyarlo a verbalizar sus emociones con nuestra herramienta de estados de ánimo
Recuerda que no es un juguete, es una herramienta y debe usarse sólo durante la verbalización después del berrinche
Los pequeños pueden expresar mejor sus emociones de forma lúdica
Esta herramientale permitirá expresarse aun cuando no conozca las palabras correctas

social position advance

Share this post


Call Now Button