La importancia del ritmo en los niños

Los niños tienen una conciencia del tiempo muy distinta a la del adulto, por lo que es importante ayudarles a entenderlos. 

La pedagogía Waldorf se basa en respetar el desarrollo individual de cada niño. Esto va más allá de su edad tomando en cuenta su madurez física y emocional. Uno de los pilares de esta metodología es el ritmo. Este ayuda a los individuos a darle orden a sus vidas.

Los niños tienen una conciencia del tiempo muy distinta a la del adulto, por lo que es importante ayudarles a entenderlos. 

Para que comprendan lo que es el concepto del tiempo, se utiliza el ritmo para introducir hábitos que el niño ya conoce. Por ejemplo si el niño va a dormir, ya conoce el ritmo de esta acción. Consiste en: tomar un baño, cenar, contar un cuento y dormir. El conocer estos pasos con antelación le ayuda a sentirse más seguro al saber qué sigue después.

En la pedagogía Waldorf se habla de ritmos diarios, semanales, mensuales y anuales. Cada uno cumple una función y ayuda al niño en distintas etapas.

Conoce nuestra tienda en línea AQUÍ.

El ritmo diario

Se trata del ritmo del tiempo más inmediato. Es el día a día y fortalece al espíritu o el “yo” del niño. En este se organizan las jornadas de manera que se repita la misma secuencia de actividades. Así se transmite al niño seguridad y confianza. Esto le va a ayudar a ubicarse poco a poco en el tiempo.

El ritmo semanal

Se trata de asignar a cada día de la semana una actividad principal y un menú establecido. Esto fortalece el pensamiento, el sentimiento y la voluntad.

Al tener una tarea principal por día, el niño comprenderá el orden de la semana de forma natural.

El ritmo mensual

Aquí se trabajan pensamiento, conciencia y memoria del niño. En las escuelas Waldorf cada 4 semanas se cambian los temas. Los salones cambian la decoración, hay nuevos juegos de palabras, se cuentan nuevas historias, etc.  En general el ambiente está dispuesto para un cambio. Por ejemplo, se trabaja en un cuento durante 4 semanas y luego cambia, con esto se fortalece la memoria del niño.

El ritmo anual

El ritmo anual se marca por las distintas fiestas del año y las características más destacadas de las estaciones. Aquí se celebra y reconoce el ritmo de la naturaleza y sus cambios. También los cumpleaños y otras fechas que se repiten de manera anual. Más que utilizar calendarios tradicionales, aquí se aprovecha la naturaleza, la observación y las manualidades para comprender e interiorizar el paso del tiempo.

Nuestra forma de afrontar estos ritmos cambia bastante a lo largo del año, no sólo exteriormente sino también en nuestro interior y la pedagogía Waldorf busca que los niños lo entiendan de la manera más natural posible.

Síguenos en Instagram


Call Now Button